Ministerio de Seguridad. Secretaria de Articulación Federal de la Seguridad - Subsecretaría de Gestión del Riesgo y Protección Civil (Argentina)

Áreas de Prevención, Gestión del Riesgo y Participación Comunitaria


EL BARRIO COMO UNIDAD DE AISLAMIENTO

Ante la inviabilidad de sostener en el tiempo a las viviendas de los barrios populares como “unidad de aislamiento familiar” la alternativa fue la transformación del conjunto de la vecindad en unidad de aislamiento.

Ese modelo implica la construcción de una herramienta socio sanitaria distinta del formato clínico de cuarentena, hogareño, de grupos reducidos, con recursos y consumos culturales volcados mayoritariamente hacia actividades pasivas y con interconexiones virtuales generalizadas y de buena calidad. Su diseño intenta adecuarse a las condiciones de vida, producción y circulación de los barrios populares, con incorporación de las propias estructuras de la comunidad y de sus organizaciones partidarias, benéficas, sociales, deportivas, sindicales, en forma articulada con la gestión específica de las autoridades locales, encargadas de la coordinación general del proceso. Sus características esenciales le permiten multiplicar la capacidad de reducción del daño de la epidemia, además de sostener condiciones básicas para las actividades y la dinámica social.

El modelo de “Participación Comunitaria y Resistencia al Coronavirus "también puede jugar un papel central en la detección rápida de nuevos casos, a través de lo que los movimientos populares denominan “rastrillaje” comunitario. El mismo constituye un procedimiento generado por las organizaciones, con la participación de sus militancias, clave para captar con celeridad nuevos posibles casos y evitar la multiplicación de contagios, a partir del aislamiento de la persona afectada y de sus contactos estrechos, si los dispositivos sanitarios formales así lo dispongan.